La crisis puede continuar agravándose y borrar millones de empleos hasta 2023, según la OIT