Comunicado del Centro de Investigaciones de la Economía Internacional de la Universidad de La Habana